La exposición “La mirada del uno” de FERNANDO CLEMENTE en Espacio en blanco (del 12 de abril al 6 de mayo)

Fernando Clemente en Espacio en blanco

 

A partir del 12 de abril Espacio en blanco USJ transformará vuestras miradas por “La mirada del uno”, la videoinstalación de Fernando Clemente. Un trabajo introspectivo que busca hacernos reflexionar sobre esa frontera invisible que existe entre observado y observante, a través de seis piezas audiovisuales que dialogan entre sí formando un conjunto unitario.

La exposición podrá visitarse hasta el 6 de mayo.

Como decía Angelopoulos a través de uno de sus personajes, inmerso en una situación extrema: “Lo único que yo sabía era filmar a los otros sin que sus sentimientos me preocuparan”.

Una reflexión que le hace ver la vida desde otro punto de vista, el del otro. En ese momento se ve reflejado en los otros, ha adelantado esa frontera invisible que existe entre observado y observante, como si de un río se tratara y su cauce hubiera cambiado, acercándose a él, a veces secándose, desapareciendo, siendo capaz de ponerse en el lugar del otro.

La peculiaridad estriba en la unidad de esa duplicidad, denominada poder de identificación, es lo contrario del pensamiento que identifica y equipara todo a sí mismo; es la capacidad de hacerse igual al otro, a lo que sufre. Pero esta capacidad tampoco coincide con lo que se llama empatía. Tiene su lugar debajo del yo y de su rígida estructura, es una capacidad mimética, tan auténtica que provoca la aversión a toda apariencia de mimesis, a toda teatralidad. Tú eres capaz de transformarte realmente en otro, en otro ser vivo. Así como algunos perciben a los animales como personas y otros perciben a las personas como animales.

Como en la parábola de los puercoespines, de Schopenhauer, en la que en un día de invierno, un grupo de puercoespines que se encuentran cerca sienten simultáneamente gran necesidad de calor. Para satisfacer su necesidad, buscan la proximidad corporal de los otros, pero mientras más se acercan, más dolor causan las púas del cuerpo del erizo vecino. Sin embargo, debido a que el alejarse va acompañado de la sensación de frío, se ven obligados a ir cambiando la distancia hasta que encuentran la separación óptima, la más soportable.

La idea que esta parábola quiere transmitir es que cuanto más cercana sea la relación entre los individuos, más probable será que se puedan hacer daño el uno al otro, al tiempo que, cuanto más lejana sea su relación, tanto más probable es que mueran de frío cálido.

En definitiva todos nos necesitamos, y buscamos esa distancia soportable que se aleja y se acerca dependiendo de nuestras carencias o nuestros excesos. 

FERNANDO CLEMENTE. Estudia en la Escuela de Arte de Zaragoza en la disciplina de Escultura, después de haber estudiado Humanidades en la Universidad de Zaragoza. En 2002 continúa el camino en París con un stage de Escultura y Videoarte, realizando dos exposiciones en la capital francesa. En 2004 emprende el recorrido por el campo de la performance, formando el dúo Ferdinand & François, junto a Paco Serón. Ha realizado más de 30 exposiciones en diferentes lugares, como la Galería Zouille de París, la Academia de Cine de Madrid, el Instituto Cervantes de Toulouse, la Fundación Eugenio de Almeida de Évora, la Galería Calvo i Mayayo de Zaragoza, el Centro de Historias de Zaragoza o el Palacio de Sástago de Zaragoza. Además ha sido seleccionado o premiado en distintos certámenes de toda España como: Se Alquila Mercado (Madrid), el Festival de Videoarte BANG (Barcelona), el Festival Periferias (Huesca), la Bienal Equiart (Zaragoza), el Festival Okuparte (Huesca) o la Mostra Internacional de Cine de Sagunt (Valencia), entre otros.